lunes, 22 de octubre de 2012


Paso a paso, todo el Museo Provincial de Transporte (Parte II)


Un paso que unió dos continentes

El primer hidroavión que realizó la gran hazaña de unir, en un vuelo trasatlántico, a España y América fue denominado: “Plus Ultra”.

Esta maquina, que perteneció al Ejército español, posee un amplio casco de doble pendiente, totalmente metálico, y flotadores de sección aerodinámica para darle mayor estabilidad en el agua. Además, el uso del radiogoniómetro, utilizado por primera vez en este tipo de vuelos, permitió a la aeronave mantenerse en la ruta correcta, sin desviaciones en la etapa más larga del recorrido.

Las etapas de la expedición

La expedición comenzó el 22 de enero de 1926, cuando despegó frente a La Rábida en Palos de la Frontera (Huelva). En él, viajaban cuatro tripulantes: el comandante Ramón Franco (hermano del Jefe de Estado Español, Francisco Franco); el capitán Julio Ruiz de Alda; el teniente de navío Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada, todos ellos españoles.

Técnicamente, los registros de ese momento demuestran que el Plus Ultra recorrió 10.270 kilómetros  empleando 61 horas y 44 minutos de vuelo, en siete etapas, desarrolladas durante 19 días, con 7 jornadas de vuelo, a velocidad media de 172 kilómetros por hora.

La primera etapa, tras ocho horas de vuelo sobre el Océano Atlántico, se inicia en Palos de la Frontera en el muelle de la Calzadilla, elevándose frente a La Rábida en la desembocadura del río Tinto y termina en Las Palmas de Gran Canaria, acuatizando en el Puerto de la Luz. El día 26, durante nueve horas y cincuenta minutos, parte desde la bahía de Gando rumbo a Porto Praia (Islas de Cabo Verde), para dar por finalizada la segunda etapa del recorrido.



Durante el viaje, que lo depositaría en la isla de Pernambuco, el avión sufrió un desperfecto cuando una hélice se rompe y es necesario arreglarla en pleno vuelo. Este percance logra retrasar, aproximadamente, una hora la travesía.

La etapa final, luego de recibir en tierra brasileña la reparación necesaria, comienza con el vuelo que llega hasta Río de Janeiro, el 4 de febrero. El día 9, aterriza en Montevideo, con el objetivo de finalizar su recorrido, al día siguiente, en tierra argentina.

El 10 de febrero, tras un vuelo de 44 minutos, se divisó en el cielo el majestuoso hidroavión  Plus Ultra, quien cumplió la séptima y última etapa, llegando a la ciudad de Buenos Aires. Las crónicas de ese momento cuentan: “Sobre las aguas del Río de la Plata, por el sudeste, en dirección a Montevideo, apareció un punto oscuro que fue agrandándose, arrancando una ovación continua en la muchedumbre que solo era superada, por momentos, por bombas de estruendo y las sirenas de barcos anclados en el puerto metropolitano”. 

Esa fue una hazaña que dejo maravillado a todo el mundo, quienes celebraban la unión y el nuevo desarrollo de ambos continentes. 

Luego de ser donado por el Rey Alfonso XIII de España a la Armada Argentina para utilizarlo como avión correo hasta ser retirado del servicio, el Plus Ultra, se encuentra, actualmente, en exhibición en el Complejo Museográfico Provincial "Enrique Udaondo" de la ciudad de Luján, Argentina.

Sólo se lo ha movido de Argentina en dos ocasiones, desde el 10 de febrero de 1926: la primera en la década de los años 60 para ser mostrado en una feria en Madrid y la segunda, en los años 80 para ser completamente restaurado. El 17 de agosto de 1988, tras la restauración en España, el pueblo y el gobierno de Luján lo recibieron nuevamente.

Una anécdota cuenta que "cada vez que era traslado se debía demoler la pared del salón donde esta ubicado, debido a su enorme tamaño". 



Fotógrafo: Pablo Ruiz.






Fotógrafo: Pablo Ruiz.




Continuara.....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada