miércoles, 24 de octubre de 2012


Paso a paso, todo el Museo Provincial de Transporte (Parte IV)

La aventura marítima 

Para empezar a contar la historia del velero denominado Lehg, que atesora el Complejo Musegráfico "Enrique Udaondo", empecemos por hablar de quien lo condujo por esa maravillosa aventura. Este fue el reconocido navegante y deportista Vito Dumas.

A pocos meses de comenzado el siglo XX, nace Vito Dumas, más precisamente el 26 de septiembre de 1900. Desde su juventud, ya se vislumbraba su pasión y habilidad para realizar actividades relacionadas con el agua. Su primera hazaña la realizó, de manera solitaria, en un barquichuelo de nueve metros sin ninguna herramienta y se desplazó desde Francia hasta Buenos Aires.
(Fuente: La Nación)



En 1932, se dedicó a probar suerte con una pequeña embarcación de 8 metros de largo por 2,15 de ancho, a la que  llamó Lehg. Ese viaje, que duro ciento veintidós días, tuvo sus complicaciones al principio, pero Dumas supo superar esas barreras y consiguió concluir la travesía cruzando todo el océano Atlántico hasta llegar a Buenos Aires. 

Abrumado por todas las penurias que tuvo que pasar, manifestó que no volvería a navegar, vendió el Lehg y se dedicó al cuidado del campo. Actitud que no dura demasiado porque un amigo suyo lo ayudó a conseguir una embarcación y la historia de aventuras en el mar, se volvió a repetirse.

Esta vez, al velero lo nombró Lehg II y con él planeaba dar la vuelta al mundo. Construido en Francia, media un poco más que el primero: 9,50 de eslora (largo) y 3,20 de manga (ancho).

En plena Segunda Guerra Mundial, el 1º de julio de 1942, se lanzó a conquistar mares y océanos. Su mayor objetivo era conseguir dar la vuelta al mundo atravesando 20.420 millas marinas y muchos peligros como por ejemplo: traspasar la terrible zona de “Los Cuarenta Bramadores”, ubicada al sur del paralelo de 40 grados.

Así lo expresó el propio Vito en su libro, "Los 40 Bramadores": “He iniciado el viaje hacia el continente africano, del que me separan más de cuatro mil millas. Conoceré el terrible efecto de los cuarenta bramadores. Es la primera vez que un hombre solo se arriesga a navegar en esa latitud. Que me deparara el mañana? Por de pronto, se que todo mi mundo y mi seguridad residen en estas maderas que me cobijan”.

Recorrido

Durante 55 días de travesía, surcó desde Montevideo hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica; de allí a Wellington (Nueva Zelandia), con olas de 18 metros de altura, navegó 104 días; desde ahí a Valparaíso, Chile, a través del Océano Pacífico (72 días de navegación). Desde Valparaíso, por el sur argentino, más precisamente el Cabo de Hornos, hasta Mar del Plata, y de allí costeando a Buenos Aires. Tardó un año y 36 días en cumplir el objetivo que se había fijado.


Trayecto ilustrado 


Luego de 437 días y gracias a su valentía, logró realizar su meta. El 7 de septiembre de 1943,  regresó a Buenos Aires victorioso pero un poco golpeado por las dificultades que le toco vivir.

Dumas reflexionaba así en su libro "Los 40 Bramadores": “Qué extraños esos primeros pasos! Qué indecisión! Me parece que la tierra se balancea. Pero no; allá está el barco fondeado: mí querido Lehg II. Trabajo cuesta pensar que ha surcado ese enorme mar y que ahora se mece dulcemente en abrigadas aguas”.

Hoy la embarcación se encuentra en nuestro querido Museo de Transporte de Luján. Los esperamos para que lo conozcan e imaginen, junto a Vito Duma, esa gran aventura. 


Lehg I


Video con imágenes de su travesía 



Continuara.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada