martes, 21 de mayo de 2013


Restauran la embarcación de Vito Dumas 

Sigue abriendo aguas 

Con un trabajo exquisito por parte de la Liga Naval Argentina Filial Luján y ATNA, el velero ‘Lehg’ de Vito Dumas –que cruzara el Atlántico en los años 30- está recuperado y apto para la mirada y aprendizaje de quienes se acerquen al Museo del Transporte de nuestra ciudad.
La proa apunta al sol. Aun cuando las paredes y el alto techo del Museo le simulan un límite. A babor y estribor el paso de la gente le marcará la inclinación necesaria para estar cerca de todos. El mástil más alto se estira al cielo una vez más señalando el cenit que sin dudas, seguirá viajando desde el eterno movimiento del Lehg. Desde la popa, el navegante saluda a las aguas que se vuelven a cerrar luego de su paso. Estático pero en movimiento. Lejano en los años pero cerca del hoy. Cascarón de madera de alma indestructible, como aún dispuesto a seguir a su Capitán en las proezas náuticas que la vida depare… el velero Lehg, de Vito Dumas, que en el año 1932 cruzara desde Francia a Argentina las aguas en absoluta soledad, ha sido restaurado y puesto a punto para la mirada curiosa o deseosa de aprendizajes de la temática de la navegación, en el Pabellón de Transportes del Complejo Museográfico Provincial ‘Enrique Udaondo' donde ya permanecía, pero ahora, recuperado en su verdadero esplendor y significancia. Esta tarea, que durara más de 6 años, fue llevada a cabo por la Liga Naval Argentina Filial Luján y ATNA –Amigos de la Tradición Náutica Argentina - quienes con voluntad y conocimientos, finalmente el pasado sábado 27 de abril, presentaron el trabajo y le dieron imaginarias aguas nuevas al Lehg.
El acto comenzó pasadas las 11:30 y Ana María Martinelli - personal del Complejo Museográfico - dio la bienvenida en nombre del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, del Complejo Museográfico, del Instituto Cultural, de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural, ante una gran cantidad de público entre miembros de diversas instituciones como así también, ante la presencia de Diego y Cecilia, nietos de Vito.
Luego, el vicepresidente de la Liga Naval - Dr.Roberto Gorostegui - mencionaba: “Este acto tiene por objeto presentar a la comunidad –fundamentalmente a la familia náutica - los trabajos de preservación que con la valiosa dirección técnica del Museo Histórico, han efectuado ATNA –Amigos de la Tradición Náutica Argentina - y la Liga Naval Filial Luján. Es el momento también de algunos agradecimientos a la gente que ha colaborado en esto, fundamentalmente al espíritu de los directores que nos han acompañado en distintas gestiones en esta tarea, comenzando por María Teresa Tartaglia de Silvano, con quien lanzamos en un primer momento este tema que no se pudo concretar, luego el siguiente director –Sr.Rapella - dio un empujón muy grande y logramos hacer una reunión aquí donde tuvimos el gusto de tener entre los presentes a Vito Diego Dumas, que lamentablemente no pudo ver culminada esta obra pero fue un entusiasta propulsor que nos incentivó a hacerlo. Luego nos acompañó el siguiente director del Museo –Carlos Scannapiecco - , logramos firmar en el año 2007 un convenio con el Complejo Museográfico, ya bajo la dirección del Prof.Grin, y se empezaron las tareas. Hoy presentamos los trabajos hasta ahora realizados, y digo hasta ahora porque queremos hacer una cartelería adecuada porque el objeto de esto que hemos hecho es mantener viva la memoria colectiva de Vito Dumas y lo que significaron los viajes que realizó”, decía agradeciendo la presencia del director de Turismo de Luján –Gabriel Blesa - , que acercara el Decreto N°459 por el cual se declaró este trabajo y su presentación como ‘De Interés Municipal', la presencia del Capitán de Navío Osvaldo Chaves en representación del Comando en Jefe de la Armada, el director del Museo Naval de la Nación Prefecto Mayor Gaitán, concejales municipales, representantes de clubes náuticos, y los nietos de Vito Dumas, bisnietos y la esposa y viuda de Vito Diego Dumas.
“No son los barcos los que realizan este tipo de proezas –continuaba diciendo Roberto Gorostegui luego de la lectura de los puntos del Decreto - , sino los hombres que lo marinan” , hablando de los viajes de Dumas, destacando el realizado en 1932 desde Francia a Buenos Aires, “además fue el primer hombre que circunvaló el globo terráqueo solo y aparte lo hizo en contra de los vientos. En el hemisferio sur los vientos soplan del este hacia el oeste, la gente que circunvalaba generalmente lo hacía para el otro lado, o sea, pasaba de aquí al Pacífico volvía por el Atlántico, esto era bastante más fácil, y lo digo relativamente lo de más fácil porque es un hecho trascendente hacerlo al revés. El dijo que pretendía dar un ejemplo a la juventud del valor que tienen la confianza en uno mismo y el esfuerzo, eso fue muy importante porque para encarar y triunfar en un desafío como el que él encaró, es necesario tener, por supuesto conocimiento, segundo una gran fuerza de voluntad, tesón. Estas virtudes, que no son exclusivamente al tema de la navegación, sino que son cualidades del espíritu humano que nos permiten afrontar en la vida los desafíos, todos nosotros cruzamos océanos en nuestras dificultades, tendrán mayor o menor tamaño esos desafíos, pero estas virtudes sirven para poder concretar el logro y esa es la diferencia entre los que en la vida cotidiana naufragan y los que logran sus éxitos”, mencionaba en la interesante alocución, el Dr.Gorostegui.


El Doctor Gorostegui, vicepresidente de la Liga Naval Argentina Filial Luján. 



















Carlos Biscioni,  representante de ATNA


















TAREA EMOTIVA
Desde las palabras de la gente de la Liga Naval, se destacaba el mérito compartido con ATNA, agradeciendo especialmente a ‘Grúas Melo' por la colaboración en el movimiento necesario de la embarcación dentro del Pabellón.
Luego tomó la palabra por parte de ATNA, Carlos Hugo Biscioni, que de manera amena decía: “Nuestra institución nació en honor a Vito Dumas, de hecho nació el 26 de septiembre de 2000 cuando él hubiera cumplido 100 años, y a partir de ahí comenzamos a hacer algunos trabajos en el Museo Naval donde estaba el Lehg 2 y también se le construyó un muelle de observación. Vinimos al Museo por primera vez, nos encontramos con el Lehg 1 que estaba prácticamente apoyado contra el muro. Nos dedicamos con mucha intensidad, y decidimos si lo pintábamos y hermoseábamos o nos jugábamos un poco más y hacíamos con él un modelo didáctico, para que los chicos de las escuelas puedan observar un velero y tomar una cierta dimensión de a bordo de qué estuvo este hombre, Vito Dumas, y realizó lo que realizó”, y detallaba el trabajo con todo el cargamento emotivo, principalmente, y de trabajo arduo artesanal, señalando entre otros grandes colaboradores, a Gladys Scarnatto y Héctor Massone , quien reconstruyó diversas partes, como así también a quienes ayudaron con la pintura, personal del Museo que se encargó del entorno donde está el velero y diversos aspectos de voluntad ligados y puestos para este proyecto.
“Aquí está, mucha gente se ha acercado a colaborar sin saber o sabiendo mucho, quienes orientaron, quienes ayudaron. Lo importante es que acá está el alma de Vito Dumas hoy en compañía de su hijo Vito Diego”, decía Carlos, agregando: “Creo que sucedió un pequeño milagro y es que la ‘sangre' de Vito Dumas en manos de Cecilia, de Diego y de Pedro –el hijo de Cecilia - repintarán el nombre del barco en la popa, seguramente Vito y Diego deben estar por ahí riéndose con eso”. Parado ante el público, luego se observó a Chiche Linares, sobrino de Vito, quien relató anécdotas que lo pintaron parado, pero delante de las inmensas aguas que recorrió con su tío, anécdotas que no sólo le produjeron ese clásico ‘nudo en la garganta' sino que entusiasmaron el oído de los presentes. Y para hablar de los detalles técnicos de esta tarea de restauración del velero, Gladys Scarnatto apoyada en las imágenes de diapositivas, recorrió el intenso camino de la investigación en la embarcación para darle el recupero preciso de su realidad.
“No me quedan más palabras que de agradecimiento. Es un honor estar acá, viendo vivo el eterno barco de mi abuelo”, decía el nieto Diego.

Diego y Cecilia, nietos de Vito Dumas en el emotivo acto. 

Seguidamente se entregaron diplomas por parte de ATNA a diversos colaboradores como Gladys Scarnatto, Daniel Prieto y Héctor Massone, compartiéndose un vino de honor.
“No sé por qué me dicen solitario, si siempre estuve acompañado por Dios, que me dio la música, me dio después de haber luchado contra una tempestad, el arco iris, por eso jamás estuve solo, acompañado por la música que es navegar, las olas contra el casco, la crujiente de la madera, la brisa, todo música'. El motivo de sus viajes era mostrar la bandera argentina…” retumbaban aún las palabras de Chiche, el sobrino y acompañante en varios viajes de Vito. El Lehg quieto, parecía erguirse aún más ante el recuerdo de la voz ‘de barítono' de Dumas. Una embarcación que aún en la quietud de una sala, seguirá haciendo crujir el alma de sus maderas ante el Himno Nacional, siempre, en cada mirada de un niño que visitándolo, encuentre en él, el ejemplo de voluntad, fortaleza, confianza y tesón. Lehg 1…leve el ancla, una vez más.

Lili Ricciardulli


Fuente: Nota publicada en el Semanario Presente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada